Clases de Modern Jazz

El Modern Jazz o Danza Jazz es un estilo de danza que engloba con su versatilidad los cimientos de la danza clásica, de las danzas contemporáneas y étnicas, del tap, charleston, swing, y los privativos del jazz con sus diferentes ramas florecidas a través de la evolución misma de la humanidad.

Las clases consisten en:

• Entrada en calor, relajación del torso en diferentes direcciones, posiciones cerradas de pies y piernas, posiciones abiertas, articulación de los pies y brazos.

• Combinación de rutinas corporales de asociación y disociación. Trabajos conjuntos y separados de cabeza, hombros, cintura, pelvis.

• Ejercicios de acondicionamiento, elongación y flexibilidad en el suelo, barra, diagonales, laterales y en el centro. Cambios en la tonicidad muscular, el ritmo aeróbico que da resistencia al aparato pulmonar y cardíaco.

• Colocación postural con las posiciones básicas de los pies y de los brazos propios del jazz y del clásico. Port de bras de jazz. Contracción-Release. Contretemps // Pas failli de jazz // Giros en dehors, en dedans // Diagonales con saltos y giros // Grands-battements con cambios de frente.

• Prácticas de Improvisación a través del empleo del espacio, para reactivar los reflejos sensoriales, integrando toda una labor congruente en la coreografía final de la clase.

• Juegos e improvisación a partir de propuestas creativas.

• Técnica de jazz y fusión de varios estilos: Fosse (seminarios especiales), Lyrical Jazz, Funky, Swing.

• Incorporación de movimientos técnica contemporáneas (Lester Horton, Alvin Ailey) para desplazar el peso del cuerpo y sostenerlo en su postura inclinada del eje.

• Coreografía al finalizar la clase, aprox. 30 minutos para su enseñanza y aprendizaje, navegando en los estilos comprendidos e integrando la técnica ya trabajada. Es aquí donde se ve la singularidad del artista por entre los movimientos continuos, dialogando corporalmente con su espíritu dispuesto a quebrar un formato, trabajando la memoria y coordinación con el oído, ensamblando el ritmo musical interno y la bella sonoridad propia del alma de cada uno.

• Reencuentro con el SER femenino y masculino. Trabajos donde incorporamos la danza como medio de conexión con la mente y el espíritu.
Se intenta abordar el cuerpo humano desde una visión total. Nutrirnos y amarnos, punto fundamental que abraza la escuela formativa que dirijo.

"Al tomar contacto con esta técnica los alumnos, desde que son principiantes, son conscientes de cada tramo de su cuerpo. Sensibilizando la corriente revolucionaria que oscila su físico artísticamente, disfrutando de las músicas del mundo y sobre todo regocijando los capullos de su esencia.
Todas las artes en general y en particular el arte de la danza purifican el espíritu gracias a la comunicación directa con nuestro interior y el mundo de la contemplación. Es sanador a nivel músculo/esquelético porque corrige aspectos del cuerpo brindando una buena y correcta colocación a la columna vertebral y el dominio del eje central acomoda los pies cuando estos arraigan su fortaleza desde abajo a la cúspide cervical.

Las vértebras respiran salud estirándose hacia su libertad. He comprobado la metamorfosis ocurrida en el tiempo. A la hora de transmitir la pedagogía de la danza opté por otros senderos utilizando mis propias fórmulas fructíferas en la maduración artística.
Nuestro cuerpo entraña un arte diario de consagración, conectado con los meridianos que atraviesan la circulación sanguínea de la cabeza a las extremidades inferiores y en el reflujo de cada marea lunar nos unimos a nuestra naturaleza."

Karina Isabel Roldán